Título: Todo lo que nunca fuimos
Autora: Alice Kellen
Editorial: Planeta
Año de publicación: Febrero 2019
Género: Romántica, New adult
Número de páginas: 352 páginas
Precio: 16,05€ (papel) 7,59€ (ebook)
Amazon
Goodreads
Web autora




Sinopsis

Leah está rota. Leah ya no pinta. Leah es un espejismo desde el accidente que se llevó a sus padres.
Axel es el mejor amigo de su hermano mayor y, cuando accede a acogerla en su casa durante unos meses, quiere ayudarla a encontrar y unir los pedazos de la chica llena de color que un día fue. Pero no sabe que ella siempre ha estado enamorada de él, a pesar de que sean casi familia, ni de que toda su vida está a punto de cambiar.
Porque ella está prohibida, pero le despierta la piel.
Porque es el mar, noches estrelladas y vinilos de los Beatles.
Porque a veces basta un «deja que ocurra» para tenerlo todo.

Análisis y opinión personal

¡Hola!

Hoy traigo la reseña de este maravilloso libro: Todo lo que nunca fuimos.

Este libro de Alice Kellen es el libro, de lo que tengo en formato físico, en el que más frases he marcado. Cada una que leía me parecía mejor que la anterior. Alice tiene una manera de narrar las emociones y los pensamientos que es una auténtica delicia. La forma en la que narra la historia de dos personas que se ven obligadas a convivir, siendo uno la persona de la que ha estado toda la vida enamorada la otra, es muy original.

Me alucina la manera tan real y sencilla que tiene la autora de explicar como se siente una persona tras una pérdida tan importante como la que sufre Leah. Como describe el dolor de los pequeños detalles, la parálisis y la incredulidad. Todo. Lo describe de manera sublime e incluso poética.

Leah es una chica que esta encerrada en el centro de su propio dolor y que cree que refugiándose en él va a sufrir menos. Todo lo que hace durante buena parte del libro es tratar de evitar sentir cualquier tipo de emoción. Es un personaje que me ha encantado, ambos lo han hecho, pero ella sobre todo, debido a su gran evolución dentro de este volumen.

Axel es un hombre que en un primer momento puede parecer que tiene las cosas muy claras y que tiene unos gustos sencillos, pero esa primera impresión está muy alejada de la realidad. Axel a mi parecer es una persona que al igual que Leah se ha encerrado en no sentir demasiado para no sufrir. De esa manera ha dejado de lado todo lo que de verdad le apasiona.

Su historia de amor es preciosa. Se desarrolla de manera lenta, casi sin que ellos se den cuenta, porque tú como lector lo notas desde las primeras páginas. Incluso cuando Leah está tan rota que no es capaz de soportar ningún sentimiento, incluso cuando ella misma ni siquiera es capaz de ver nada más allá de su parálisis y sus circunstancias. El amor que Axel siente por ella también se nota desde las primeras páginas, es a él, al que más le costará de los dos darse cuenta de lo que siente por Leah.

Me parece un libro maravilloso, lleno de reflexiones de la vida, lleno de sentimientos y lleno de recelo por volver a sentir, pero a la vez, lleno de ganas de volver a hacerlo.

Lo que más me ha gustado del libro han sido algunos de los capítulos del pasado narrados desde el punto de vista de Leah, en los que descubre que está enamora de Axel. Han sido increíbles. Preciosos.

Lo que menos me ha gustado del libro ha sido la manera en la que se divide la pareja, no porque no esté bien escrita, sino porque no me gusta. En breve haré la reseña de la segunda parte.

Por supuesto, es una lectura que recomiendo un montón porque es una delicia que te hace sentir un millón de emociones.

¿Habéis leído este libro? ¿Os ha gustado? ¡Os leo en los comentarios!

Valoración: ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️ 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Arianne-Martin-3-1024x209.png